Porsche presentó dos nuevas versiones, el 911 Targa 4 y 4S

El 911 Targa 2.0 de 1965 fue un modelo pionero en el mundo del automóvil. Comercializado originalmente bajo la idea de ser un descapotable seguro con barra antivuelco. Terminó siendo un concepto independiente y un icono estilístico. Hasta el día de hoy Porsche ha continuado combinando las ventajas de la conducción abierta propias de un descapotable con la comodidad y seguridad típicas de un coupé.

Porsche completa su trío con la nueva generación del 911, tras las variantes Coupé y Cabriolet, hoy la casa germana presenta dos nuevas versiones, el 911 Targa 4 y 4S. La característica distintiva del Targa sigue siendo su sistema de techo innovador y completamente automático. Igual que el legendario Targa original de 1965, esta moderna versión destaca por su típica barra antivuelco ancha, así como por una sección de techo sobre los dos asientos delanteros que puede desplazarse y por una ventana posterior envolvente. Según la marca, el techo eléctrico de los modelos Targa, que está compuesto por una capota de lona y una cúpula de cristal, es capaz de abrirse y cerrarse en 19 segundos, gracias a unos motores eléctricos más potentes.

El 911 Targa 4 es propulsado por un motor bóxer biturbo de seis cilindros, 3.000 centímetros cúbicos y dos turbocompresores, alcanzando los 385 Hp (283 kW) a 6.500 rpm, lo que supone 15 caballos (11 kW) más que su predecesor, que en combinación con el opcional Sport Chrono, consigue el 0 a 100 km/h en 4 segundos. Mientras tanto el 911 Targa 4S entrega 450 Hp (331 kW) alcanzando los 100 km/h en 3,6 segundos, lo que supone rebajar en cuatro décimas el tiempo de su predecesor. La velocidad máxima del Targa 4 es de 289 km/h, mientras que el 4S alcanza los 304 km/h, 3 km/h más que antes. Como en los modelos 911 Carrera, las dos variantes 911 Targa tienen como resultado unas mejores prestaciones y una mayor versatilidad en el uso diario.

Respecto a un eléctrico o mild hybrid lo hemos tenido sobre la mesa, pero no es fácil en un 911 y de momento no nos convence, el 911 targa es relativamente pequeño e incorporar un motor eléctrico adicional y la batería sin modificar la arquitectura o cambiar el aspecto exterior es un reto muy complicado para los ingenieros hoy. Además, el 911 tiene muchos seguidores en el mundo y debemos ser muy cuidadosos. Frank-Steffen Walliser, Vicepresidente de la Gama 911.

Ambos deportivos están equipados con la caja de cambios de doble embrague de y ocho marchas PDK, además de contar de serie con el sistema Porsche Traction Management para disfrutar al máximo del placer de conducir. El rendimiento mejorado de estos nuevos modelos de tracción integral tiene mucho que ver con el desarrollo que los ingenieros han hecho en la transmisión del eje delantero. El embrague y el diferencial están refrigerados por agua y, además, los discos de dicho embrague han sido reforzados para lograr una mayor robustez y capacidad de carga. El aumento de par sobre el embrague mejora su precisión de ajuste y la propulsión adicional sobre el eje delantero. En general, las mejoras del eje delantero con el Porsche Traction Management (PTM) contribuyen a una tracción aún mejor, cualesquiera que sean las condiciones de la carretera. La lista de opciones se completa con una amplia gama de elementos de Porsche Tequipment y con nuevas alternativas de Porsche Exclusive Manufaktur.

El sistema de amortiguación variable Porsche Active Suspension Management, PASM, es parte del equipamiento de serie en los nuevos modelos 911 Targa. Este sistema ajusta de forma automática las características de la amortiguación, teniendo en cuenta el confort y el comportamiento, y dispone de dos mapas que pueden ser regulados manualmente (Normal y Sport).

El Porsche Torque Vectoring Plus (PTV Plus), que incluye un diferencial autoblocante electrónico trasero para distribuir el par, hace parte del equipamiento estándar del Targa 4S y es opcional en el Targa 4. Como las otras variantes de la octava generación del Porsche 911, el Targa también cuenta con el modo Porsche Wet de serie. Unos sensores situados en los guardabarros delanteros son capaces de detectar el agua de la superficie de la carretera y, si la cantidad es significativa, activan una señal en el interior para recomendar al conductor que cambie de manera manual al modo Wet. La respuesta del auto se adapta entonces a las condiciones de la calzada para garantizar la máxima estabilidad de marcha.

El 911 Targa 4 viene de serie con neumáticos 235/40 ZR sobre llantas de aleación de 19 pulgadas en el eje delantero, mientras que detrás utiliza una medida 295/35 ZR con llanta de 20 pulgadas. De serie, el 4S monta neumáticos 245/35 ZR con llanta de 20 pulgadas delante y 305/30 ZR con llanta de 21 pulgadas detrás. El Targa 4 viene con discos de freno de 330 milímetros con pinzas monobloque fijas de cuatro pistones en color negro. Las pinzas de freno rojas del Targa 4S tienen seis pistones delante y cuatro detrás, con discos que miden 350 milímetros en todas las ruedas. El sistema de discos cerámicos Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB) está disponible de manera opcional.

El exterior del 911 Targa se caracteriza por los elementos de diseño de la generación 992. Comparado con su antecesor, la carrocería cuenta con unos guardabarros bastante más pronunciados delante y, entre sus faros LED, el capó se distingue por un pliegue de rebaje que recuerda al de las primeras series del 911. La parte trasera está dominada por un alerón más ancho de extensión variable, así como por una tira de iluminación elegantemente integrada entre las luces. Con excepción de las secciones frontal y la trasera, todos los paneles de la carrocería están hechos de aluminio.

El interior es idéntico al de los modelos 911 Carrera y destaca por las líneas rectas y limpias del tablero, con el cuadro de instrumentos integrado. Los 911 de los años setenta han sido la fuente de inspiración. Junto al cuentarrevoluciones central, un elemento que define a cualquier Porsche, se encuentran dos finas pantallas sin marco que pueden ser configuradas para ofrecer la información que más interese al conductor. Un pequeño panel con cinco botones, situado por debajo de la pantalla de 10,9 pulgadas del Porsche Communication Management (PCM), da acceso directo a las funciones más importantes del vehículo. Este PCM viene de serie y puede ser integrado con el sistema Apple Car Play.

Los nuevos 911 Targa y 911 Targa 4S estarán disponibles en América Latina y el Caribe a finales del 2020. Además Porsche presentará una edición especial que ampliará las posibilidades de combinar elementos estéticos tradicionales, diseños atemporales y tecnología de vanguardia.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading...