La principal planta de Volvo Cars en China es alimentada 100% por electricidad renovable.

La marca escandinava anunció recientemente un nuevo paso para contribuir a su objetivo de transformarse en una empresa climáticamente neutral para el año 2040.

La planta de fabricación de Volvo Cars en Chengdu, la más grande de la marca en China, ahora está alimentada en un 100% de electricidad renovable, lo que lleva la cifra global de la compañía por este concepto al 80% en su red de fabricación.

La electricidad 100% renovable en Chengdu es el resultado de un contrato de suministro recientemente firmado y que reducirá las emisiones de CO2 de la planta en más de 11,000 toneladas por año.

Es el último paso concreto hacia la ambición de Volvo Cars de tener una fabricación climáticamente neutral para 2025, parte de un plan climático más amplio que tiene como objetivo reducir la huella de carbono general por automóvil en un 40% entre 2018 y 2025. Para 2040, Volvo Cars tiene como objetivo ser una empresa climáticamente neutral.

El nuevo contrato de electricidad también está en línea con las ambiciones más amplias en China que buscan reducir las emisiones de carbono de la industria y reducir la huella de carbono resultante de la generación de energía.

Hasta hace poco, la planta de Chengdu ya obtenía el 70% de su electricidad de fuentes renovables. El nuevo contrato aborda el último 30%. Con lo anterior, alrededor del 65% del suministro de electricidad proviene de la energía hidroeléctrica, mientras que el resto proviene de la energía solar, eólica y otras fuentes renovables.

“Nuestro objetivo es reducir nuestra huella de carbono a través de acciones concretas y tangibles”, dijo Javier Varela, jefe de operaciones industriales y de calidad. “Asegurar un suministro de electricidad totalmente renovable para nuestra planta más grande en China es un hito importante y subraya nuestro compromiso de tomar medidas concretas y significativas”.

Volvo Cars trabaja constantemente para reducir la huella de carbono de su red de fabricación y ha alcanzado varios hitos en los últimos años. Todas sus plantas europeas cuentan con una parte del suministro de electricidad climáticamente neutral desde 2008, mientras que la planta de motores en Skövde, Suecia, fue la primera en la red de la marca en ser completamente clima neutral en 2018.

En la planta de Gante en Bélgica, Volvo Cars instaló 15.000 paneles solares en 2018, la primera introducción a gran escala de la energía solar en su red de fabricación global. Estas y otras medidas son parte del plan climático que Volvo Cars lanzó a fines del año pasado, uno de los más ambiciosos en la industria automotriz. La pieza central del plan es el objetivo de Volvo Cars de generar el 50% de las ventas globales de autos totalmente eléctricos para 2025, con el resto de los híbridos.

Sin embargo, el plan va más allá de abordar las emisiones del tubo de escape a través de la electrificación total. También, Volvo Cars busca abordar las emisiones de carbono en las operaciones más amplias de la compañía, su cadena de suministro y mediante el reciclaje y la reutilización de diversos materiales.

Fuente, Volvo Cars Chile.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading...